“Pacifista provocativa y una anarquista cooperativa”. Así se define Grace Paley (Nueva York, 1922-Vermont, 2007); escritora y activista político-social que revolucionó las calles de la gran manzana durante varias décadas. Lo último que nos ha llegado ha sido la publicación de La importancia de no entenderlo todo (Círculo de Tiza, 2016). Como ella misma explica: “Esta no es una recopilación autobiográfica, pero trata sobre mi vida. Muchos de los artículos son políticos aunque aborden asuntos literarios, lo que considero natural y no deliberado”.

La importancia de no entenderlo todo

Grace nació en el barrio neoyorquino del Bronx, en el seno de una familia ruso-ucraniana socialista, exiliada por el zar en 1906. La chispa revolucionaria que la rodeaba la hizo tener conciencia de clase desde que era niña. Con nueve años se inscribiría en una organización de jóvenes socialistas llamada LosHalcones. Esto sería su pistoletazo de salida para su revolución. El pacifismo no es ‘pasivismo’. Y cuando lo es, es inútil”. 

grace_peace_demo

Paley hace una crítica a los problemas sociales que la rodean, pero es con el tema del aborto con el que se muestra más sincera. Un relato contado en primera persona,detallando su experiencia en el marco sociocultural de la América de mediados del siglo XX. Lanza una crítica voraz hacia el patriarcado sin pelos en la lengua. “Lo que de verdad quieren es recuperar la propiedad de los cuerpos de las mujeres. Quieren devolvernos a una época en la que ni siquiera nuestros propios hijos eran nuestros. Éramos simples receptáculos para tenerlos”. Grace se muestra rotunda en sus ideales, con un discurso atemporal. “Los jóvenes deben saber que no solo el derecho al aborto es fundamental: también lo es su derecho a una vida sexual”.

gracepaley y Gloria Steinem

La neoyorquina narra sus vivencias con una prosa donde la vitalidad y la sencillez son la base de todo su discurso. Que su barrio estuviera en el centro del mundo (Greenwich Villague, NY), le valió para reivindicar las causas más diversas: derechos civiles, sociales, racismo, la guerra... Gracias a la resistencia pasiva de Grace junto a otras madres (con el mismo germen tenaz), se cancelarán los planes de obras para atravesar Washington Square con una autopista. ¿Realmente os resultaba tan fácil dejar a vuestros hijos y lanzaros a las calles a cualquier precio?

3542381397

Uno de los temas más mediáticos, en la vida de nuestra revolucionaria local fue Vietnam y los hijos de la guerra. Su presencia en una de las manifestaciones, la llevó a ingresar en la prisión femenina de su barrio durante una semana. Allí pudo conocer a muchas mujeres con desigualdades sociales que, aunque eran vecinas de su barrio, no habría conocido en otra situación. Desde ahí su implicación por la causa fue in crescendo llegando incluso a visitar Vietnam con carácter humanitario. “Lo diré fríamente. La guerra de Vietnam, que empezó con ignorancia, autocomplacencia y con el exterminio de inocentes, terminó de manera muy parecida”.

hqdefault

Nuestra heroína, con look de ama de casa, se torna guerrera a la hora de hablar de feminismo. Siendo no solo activa en la acción inmediata y en la lucha en las calles, sino también en la palabra. “Cualquier definición debe emplear la palabra ‘patriarcado’, si eres feminista significa que sabes que lo normal durante varios miles de años ha sido que los hombres se adueñan del destino de las vidas de las mujeres, y que eso no es natural. Es una forma antinatural de organizar la vida en la tierra.

gracepaleypentagon1998-bw

La chispeante visión feminista de Paley, dentro de contextos masculinos, le valdrá para ser una voz clave en la lucha por los derechos de la mujer. Su faceta como escritora se limita a textos cortos y poesía. Ella misma se define como “poco disciplinada”. Además, justifica su aversión a la novela porque “el arte es muy largo y la vida es muy corta”.Todo esto no ha supuesto un obstáculo para lograr un merecido lugar dentro del ranking de féminas literatas americanas de finales de siglo. Su obra Cuentos completos(Anagrama, 1994) lograría ser finalista del National Book Award y el Pulitzer.  “Cuando yo empecé a escribir como escritora fue porque había empezado a vivir entre mujeres. Lo mejor de todo es que yo no las conocía, no sabía quiénes eran”.

Saunders-Grace-Paley-1168x1200-1488315071

Tras leer la obra de Grace Paley no puedo dejar de pensar en lo que ella estaría haciendo tras el nombramiento de Donald Trump. Es responsabilidad del poeta ser mujer, mantenerse vigilante ante el mundo y gritar como Casandra, esta vez siendo escuchada”. Como mínimo, tomar las calles; de eso no me cabe duda. Aunque, visto lo visto, me sabría a poco.

                                                                                        Por María Velvet