Desde que Andrea Galaxina, esa grande del fanzine de España, entrevistó a Lidia Damunt el pasado febrero, no hemos podido quitarnos de la cabeza que íbamos a tener a una de las grandes en los morros muy pronto. Y es que, soberbia la entrevistadora y entrevistada, la conversación entre artistas empieza como termina, en una charla sobre creación, nostalgia y grandes titulares como “¿desbancará “Bolleras como tú a “Mujer contra mujer” de Mecano como himno lesbiano?”. Estos días de promo de su nuevo disco, Damunt habla en revistas y en la radio de bicis, del campo y de la “escena”, y da gusto escuchar a quien todavía no se ha dado cuenta que es una de las artistas más completas (y complejas) del país. Un jodido orgullo murciano que, y permitid que se nos caiga la babilla, estará mañana en Murcia como parte de nuestra fiesta aniversario Dare Girl.

IMG_5667

En casa (pensamos que por lejos que se vaya, Murcia siempre se la apropiará como suya) ya conocemos el recorrido de Lidia Damunt: nacida en la Manga del Mar Menor, quizá sus efluvios son culpables de la originalidad de su imaginario. En el 97 inicia su carrera musical junto a su hermana y Alfonso Melero como Hello Cuca, el grupo de culto que cumple 20 años y que todos nos empeñamos en resucitar (¡un one night only, por amor de dós!). Después, llega su desarrollo como “mujer orquesta” y cantautora en solitario, los discos “La isla de las bufandas” (2008), “En el cementerio peligroso” (2009) y “Vigila el fuego” (2012), en sus viajes de ida y vuelta tras mudarse a Suecia.

Lo último que teníamos de ella (además de su trabajo como guitarrista de la banda Arre! Arre!, la creación de su sello Tormina Records) era el disco de versiones “Gramola” (2013). Pero teníamos ganas de algo 100% Damunt. ¿Nos habrá leído la mente? “Llevaba desde 2012 sin escribir canciones propias. Me mudé al campo, dejé mi banda en Malmö Arre! Arre!, me dio por la bicicleta… Todas estas cosas me han llevado hasta “Telepatía”.” “Telepatía” (grabado en noviembre de 2016 en el estudio de José M Rosillo en Madrid y producido por la propia Lidia y  Rosillo) a aunado a crítica y público, sedientos de la Damunt de los orígenes. Las melodías han dejado protagonismo a una voz más envolvente y a unas letras dignas de enmarcar, que lo mismo te retrotraen a amores jóvenes y fallidos que resucitan la canción protesta o le dedican una oda a pedalear sobre dos ruedas. “Sí que es un disco más comunicativo, las letras son más directas y a la vez tiene un toque nostálgico. Me gustaba la idea de la palabra Telepatía como comunicación entre personas a pesar de la distancia o del silencio. Es un disco que sigue un poco en la línea de mis primeros trabajos, por la sobriedad de la instrumentación, pero tiene melodías más pop y quedonas.

disco

Artwork por Elena Éper

Echando al vista atrás, Damunt ha hecho del tiempo y el espacio una fuente de inspiración más: su hogar en La Manga, su amor por Cabo de Gata, las grandes capitales, la emigración sueca, el retiro al campo. Todos esos entornos diferentes se empapan en sus letras. “Afecta mucho. Cuando me fui de Madrid en 2009 y empecé a vivir en Malmö ya notaba que no me salían frases tan largas al escribir como cuando vivía en Madrid. El contexto influye un montón. En el caso de Skällinge (o “Vellinge”, como yo lo llamo), vivir en un sitio tan pequeño, donde apenas encuentro a algún transeúnte cuando salgo a la calle, me ha hecho querer llevar la música como comunicación a otro nivel. Ese aislamiento me recordaba un poco a cuando era más joven y vivía en La Manga del Mar Menor, y nunca pasaba nada en la calle. Y entonces hacía fanzines desde una edad muy temprana, y también empecé con la música. Así que de alguna forma este pueblo fantasmal sueco me ha devuelvo un poco a esa fase mía de aburrimiento total adolescente, y hasta he hecho un fanzine, que me estoy llevando a las presentaciones de Telepatía. Supongo que es lo positivo de todo esto. Y espero que todas las chicas que vivan en pueblos fantasmales decidan hacer fanzines y grupos para matar el aburrimiento. Así todo es mejor.”

IMG_2369

“Telepatía” es una suerte de compendio de los tejemanejes mentales de la artista, caóticamente controlados y ordenados en forma de auténticos himnos. También tienen parte de culpa del brillante resultado de sus trabajos esa gente que ha colaborado a lo largo de los años para añadir más leña a la hoguera. ¿Para una one-girl-band es fácil componer y tocar con otros artistas? “Es una parte muy bonita de hacer discos. No puedo elegir, cada vez que he colaborado con alguien ha sido una experiencia muy chula: Hidrogenesse en “Vigila el Fuego”, Teresa Iturrioz en “Quién puede arreglar” o Hugo Sierra en esta última y también en “Bolleras como tu”… En un futuro, pues o sé, me gustaría hacer una canción con Javiera Mena, pero vamos, lo digo siempre como algo imposible, es una superestrella!

Haciendo canciones sola o en Hello Cuca, lo cierto es que Damunt tiene ese halo de contracultura que tanto nos gusta y que nos da esperanza a los de aquí. Su banda fue -y es- icono del movimiento riot grrrl nacional y fuente de inspiración, entre muchas, de las que aquí escriben. Pensar de forma diferente en los 90 en la región debía ser tan marciano como hoy sería vernos gobernados por fuerzas alternativas a la derecha. ¿Cómo ser DIY sin saberlo? Los fanzines, joder, los fanzines, mira que os lo decimos. “¡Los fanzines son la vida! El Miau! lo creamos porque no había ningún fanzine en nuestro entorno, así que lo teníamos que hacer nosotras. Queríamos expresarnos, decir cosas que no decían en las revistas de música, ni en las revistas de chicas ni en ninguna parte, así que lo hicimos nosotras“. Nos preguntamos si el “mono” a la grapa y el papel seguirá en activo… ¿algún descubrimiento que se pueda compartir? “Estos días que estoy por España haciendo conciertos llevo conmigo un ejemplar del fanzine feminista Bulbasaur, me estoy leyendo un reportaje muy interesante sobre “Lesbianas asesinas de Hollywood”. Muy recomendable.”

miau

El fanzine Miau! ¡Historia del fanzine!

El universo de Damunt, que como vemos implica mucho más que música (símbolo del feminismo underground, se ha lanzado a la piscina más que nunca con lo que promete ser el himno contra el patriarcado “La Caja”) pero se hace mucho más enorme sobre el escenario. Porque cuanto más desnudo está su directo, más explosivo y emocionante se vuelve. El amor que prometemos darle en Murcia, nos lo devuelve en forma de esperanza artística. “Aunque no vengo mucho a Murcia (soy del mar menor y cuando aterrizo por aquí para ver a la familia me quedo en Cabo de Palos) me sorprende mucho cuando hablo con gente de Murcia, porque sí que pienso que ha cambiado para bien. Hay actividad fanzinera, una nueva generación de chicas que está haciendo cosas chulas, una escena más feminista… Todas estas cosas no estaban cuando yo dejé Murcia por Madrid. Vamos, si hay hasta equipo de Roller Derby ahora, no? Si lo hubiera habido entonces, me hubiera quedado.” ¡Dita sea, no haber afilado los patines antes! Mañana viernes 17 podremos resarcirnos y gritarle muy cerca “¡Lidia, quédate!” en su concierto en La Yesería a las 22h. Para nosotras es el mejor regalo de cumpleaños que podríamos hacernos y esto hay que celebrarlo juntas. ¡Una de las nuestras!

yese