¿Han salido ya los resultados de esas rancias encuestas, en las que presentadores de informativos se levantan de la silla para señalar con la mano rancios gráficos en la pantalla que indican que las chicas siguen dedicándose a las letras y los chicos a las ciencias? Probablemente hay parte de verdad en esos datos (siguen siendo rancios de todas formas), sobre todo en países como España, una recién llegada en temas de Nuevas Tecnologías que se esfuerza por seguir el ritmo e implementar el I+D con un presupuesto que no para de ser mermado por la Administración, y que nos aboga a los términos tradicionales en cuanto a estudios y formación. Pero times are changin’ y ya hay organizaciones que saben del potencial de la mujer en el ámbito tecnológico, y hasta saben que pueden sacar beneficio de esta brecha. En el caso de Girls Who Code, el beneficio es en forma de comunidad.

codei

Girls Who Code es una asociación americana sin ánimo de lucro que ha convertido a un pequeño colectivo de 20 chicas en Nueva York a toda una escuela con más de 10.000 alumnas por diferentes estados. Su objetivo es acabar con la brecha de género en estas disciplina, encontrar paridad en el campo de la informática. Sin esa igualdad, dicen, nunca se conseguirá prosperidad económica para las mujeres, que deben actualizarse en las nuevas herramientas de innovación y cambio social que estamos viviendo. Para ello, saben que la clave está en empezar cuanto antes, y su público objetivo son las chicas más jóvenes: cuanto antes estén expuestas a las ciencias tecnológicas más posibilidades tendrán de desarrollar una carrera en el campo investigación o ingenierías, en robótica, diseño web o desarrollo de móviles y apps.

Divertido vídeo subido por la escuela: Why can’t girls code?

Con un campamento de verano y clubs y programas durante todo el año, esta escuela  se vuelca en las chicas facilitándoles el acceso a material y a profesionales del sector que ofrecen su consejo y guía. Además, las chicas desarrollan sus propios proyectos fomentando su carácter más emprendedor. Algunos de ellos son tan sorprendentes como esperanzadores: la app “Girls Who Code Loop“, para la convivencia en la misma escuela en forma de hermandad y apoyo, webs de ayuda como “Anxiety Diary” o “Eir and Breath” sobre la enfermedad mental, el videojuego “Human Race“, sobre los privilegios raciales, app educativas como “Lexile Levels” o la web cultural “Empower“. Actualmente proponen nuevos programas remarcando la realidad virtual y la robótica.

code

codee

codeee

En 1987 el 37% de las licenciadas en ciencias relacionadas con la informática, y ahora apenas llega al 18%. Los datos se revierten con educación y formación, porque en ámbitos tan cruciales como en el de la tecnología, avanzar significa también mejorar de vida.