No queremos pasarnos de listas pero no hemos podido aguantar más: “We were feminist once” acaba de editarse apenas hace un mes y sólo está disponible en su idioma original, pero para aquellos que no entiendan su contenido, al menos queremos dejaros este título en la recámara para cuando llegue, seguro, en castellano. Y es que “We were feminist once” es ensayo, opinión y reflexión pero se antoja como lectura de cabecera, como un nuevo manual de instrucciones que ya desde el nostálgico título augura un reajuste de nuestra maquinaria interior. Aquellxs que estamos sumidos en la lucha feminista, parad un poco y mirad a los lados: ¿nos estamos desviando del camino?

Este nuevo libro de Andi Zeisler, cofundadora y directora de la revista Bitch y su actual versión Bitch Media, realiza un concienzudo análisis de la historia del feminismo desde la creación de su etiqueta hasta su estatus actual. No en vano se subtitula “From Riot Grrrl to CoverGirl, the Buying and Selling of a Political Movement”, o cómo un movimiento político se convierte en producto de marketing. Podemos verlo hoy más que nunca: el feminismo parece ser un tema actual, casi hipster, carne de hashtag y reclamo para camisetas de H&M y escenografía de Taylor Swift. No nos rasgamos las vestiduras; que se expanda una ideología igualitaria y que lucha por el bien común no puede más que traernos cosas positivas, y si Beyoncé llega más chicas y chicos que Virginia Woolf es un signo de los tiempos que aceptamos sin la cara de reproche de tu abuela cuando te ve los tatuajes. Pero el problema llega cuando detrás de las letras luminosas de la F-word no hay contenido, no hay reivindicación, solo queda la estética.

Zeisler denuncia esta realidad con el ánimo de volver a los orígenes, sin querer desmontar lo que se haya conseguido hasta ahora (cuanto más mainstream mejor), pero no dejando que el glamour empañe el fin: el feminismo nunca fue ni será bien recibido porque defiende una realidad en la que muchos pierden sus privilegios, es incómodo y rabioso. La escritora repasa los ciclos en los que el movimiento ha logrado hacerse un hueco en las primeras páginas: desde los anuncios de los 60 de cigarrillos Virginia Slim solo para mujeres como parte de su “poder”, las series de televisión (de “Roseanne” en los 70 a “Sexo en Nueva York” a finales del siglo XX), también la explosión del riot grrrl y el punk feminista del cual solo quedaron unas camisetas de las Spice Girls jaleando “Girl Power”  años después, hasta las fotos anti-maquillaje del Instagram de las celebrities y “Mad Max: Fury Road” como símbolo revolucionario de la nueva era. Y después, ¿qué?

“We were feminist once” no es un canto de cisne del feminismo ni un retrospecter de bajón, su estilo es divertido y su lectura amena; ya la criatura de Zeisler, Bitch, aborda el feminismo desde la cultura pop para hacer de lo académico entendimiento popular: adora a las mismas figuras de los primeros puestos de la Billboard y por eso les pide especial cuidado. Este libro simplemente denuncia el peligro de que, una y otra vez, se utilice nuestra lucha como un mero objeto de consumo. Zeisler lo destaca durante todo el ensayo: “es una llamada a lxs feministas para que redirija sus fuerzas hacia una acción política legítima que reclame el feminismo como una identidad y no como un producto”. 

d

*Andi Zeisler (Oregon, 1972) empezó como columnista en revistas de música pop hasta la creación de su fanzine Bitch en el 96, que crecería hasta convertirse en revista y hace algunos años en Bitch Media, la web y ya organización sin ánimo de lucro que lucha contra la comercialización de la mujer y la lucha activa por un feminismo responsable. Ha escrito varios libros (BitchFest: 10 Years of Cultural Criticism from the Pages of Bitch Magazine, Feminism and Pop Culture), colabora con otros medios y ofrece charlas y debates por universidades de Estados Unidos. Es una reconocida figura del periodismo y del pensamiento de género, y joder, escribe de maravilla.