Las celebraciones son eso: celebraciones. Por eso, detrás de los macrofestivales queremos descubrir nuevas bandas, tras las mega exposiciones del año, nuevos artistas, y en las ferias literarias, plumas que nos hagan sentir de nuevo. Qué difícil es defender un sector que se ve tantas veces amenazado bien por la tiranía de una economía que no despega bien por nuestra propia crueldad a la hora de situar entre los libros más leídos, y por ello más comprados del año, a auténticas bazofias que no merecen estar expuestas ni siquiera a nuestra vista en los grandes almacenes. Pero el trabajo está ahí, y el negocio también. Entre esas dos aguas se mueve la Feria del Libro de Madrid, una de las más importantes de Europa que como todo gran evento, deja fuera a muchas de nuestras queridas editoriales independientes o cómo no, a aquellos que se autoeditan. Sin embargo no todo son maldades, porque podemos tener la oportunidad de dar luz a otros que no por estar amparados por nombres conocidos merecen menos respeto. Este año, la FLM dedica su feria a Francia, y algunos de los nombres más interesantes del país vecino ya empiezan a recorrer el Parque del Retiro, donde se mantendrán las casetas del 27 de mayo al 12 de junio.

Virginie Despentes (Nancy, 1969) será una de las autoras invitadas en Madrid entre el 10 y el 11 de junio. La autora francesa que actualmente reside entre París y Barcelona busca reforzar su etiqueta de “escritora maldita” de las letras galas con su nueva obra Veron Subutex. En ella presenta a un hombre de mediana edad metido en problemas que termina representando a una sociedad francesa entera, “deprimida, triste y adicta”. Despentes se hizo famosa con su irreverente libro  y posterior película Fóllame (1998), que como otras de sus obras como Perras sabias (1998) Lo bueno de verdad (2001, Premio de Flore) y Teoría King Kong (2007) despuntan por proponer protagonistas femeninas en roles abiertamente violentos y sexuales.

La prolífica escritora belga en lengua francesa Amélie Nothom también acudirá a esta cita. Ha escrito un libro por año desde el 92 y sus vivencias recorriendo diferentes países (el conflicto bélico en Birmania, su trabajo en Japón) han marcado tanto su personalidad como su obra. Es por ejemplo en su novela Estupor y temblores (Stupeur et tremblements), que consiguió el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa en 1999 donde relata el shock cultural en Tokio o con la impactante Higiene del asesino (Hygiène de l’assassin), donde cuenta el asesinato de su propio hermano. Su estilo ronda entre el absurdo y el realismo fulgurante y radical, con especial pasión en retratar el lado más monstruoso del ser humano. Su última obra, que publicó Anagrama el año pasado, se llama La nostalgia feliz.

Centenares de autores intentarán dar un impulso a sus carreras durante estos días en Madrid, cuya inmensa feria no debemos dejar que fagocite otros eventos como el que también tendrá lugar este fin de semana, 28 y 29 de mayo, en la capital: el Poetas 2016, un festival interdisciplinar donde poesía, fotografía, música y mucho más, sobre todo apoyando a editoriales independientes, llenarán el Matadero y la Casa del Lector. Este año el festival abrirá con el programa de radio Carne Cruda entrevistando a las poetas Talata Rodríguez y Carmen Camacho. Megaferión lleno de estrellas contra menú exquisito, ¿con cuál te quedas tú?