Hoy sucede otro pequeño milagro tanto cultural como comercial: otra librería abre en la región de Murcia. Hablamos de La Montaña Mágica, el nuevo local en Cartagena que, por lo que hemos podido comprobar en su página, apuesta fuerte por el trabajo y la figura del librero y nuevas editoriales. La Fea burguesía, Le Tour 1987 y mucha poesía parecen ser sus referentes inmediatos.

Las librerías no pasan su mejor momento, al igual que sus compañeras las tiendas de discos. La denostación de la cultura se refleja en este declive: ¿cuántas librerías encontramos en la ciudad si apartamos las grandes franquicias como Fnac, El Corte Inglés, o Diego Marín? Si, este es un negocio familiar y local, pero su emporio con el libro universitario y la falta de originalidad en su propuesta, catálogo y actividades nos hace mirarlo con menos deseo. Si hablamos de Murcia capital, quizás la librería más auténtica siga siendo La Candela, especializada en libro antiguo y de la región, Brönte en San Patricio, o Solar del Bruto, superviviente en Puente Tocinos, con un suculento local y mejor página web con interesante blog adjunto, que invitan a navegar entre sus fondos de libros de segunda mano e incluso restauración de ejemplares, y también La Técnica, donde hacen un gran esfuerzo por organizar actividades, cuentacuentos y presentaciones de nuevas publicaciones.

Sabemos que es difícil enrolarse en un negocio como el de una librería, y más si su objetivo es vivir del romanticismo y ganarse el sustento dejando a un lado los best sellers. Quizás nuestro sueño sería tener un pequeño Bluestocking Books murciano, el centro neoyorquino activista y librería especializada en feminismo, fanzine y ciencias políticas, cuya ideología de pensamiento radical y alternativo y consumo fair trade se desbordaba en su increíble agenda de eventos, donde música, cine, arte y debate confluían entre los libros de forma perfecta. Vale, ahí queremos que nos entierren, y en cuanto nos toque el Euromillón seremos las primeras en exportarlo a Murcia cerca de un Lizarrán, para joder. Pero es que no dan respiro. Hace unos años lo intentaron en la librería “Encuentros“, en Mariano Vergara, donde ahora se rige una frutería fea como un pie. En su intento de promover una “librería diferente” se especializaron en literatura LGBT y dándole gran presencia a escritoras y autoras con sus ciclos “Encuentros en otra fase”. Imposible encontrar y debatir ahora en un espacio como lo promovió “Encuetros” entre este colectivo.

MAIN_ANGLE01

Bluestocking Books (NYC)

Le deseamos a “La Montaña Mágica” todo lo mejor, valor para apostar por una corriente alternativa que cada vez tiene más fuerza,y  a nosotros, consumidores, responsabilidad con nuestros actos y palabras: apoyar el negocio y la cultura local empieza andando un par de calles más e incluso pagando un par de euros extras, pasando de grandes centros comerciales para llegar a lugares donde, puede que con suerte, existan personas que también quieran defender que el arte es lo único que nos hace más humanos en este mundo que se va definitivamente a tomar por culo.