Cuando están a punto de entregarse los premios de esta 7ª edición del Ibaff, el festival internacional de cine de Murcia aprovechamos para repasar los films y actividades que esta muestra ha traído a la ciudad durante su celebración, del 29 de febrero al 12 de marzo. A pesar de seguir, en nuestra opinión, sin dar en el clavo en cuanto a respuesta de público se refiere, alentamos un esfuerzo más en la intrincada supervivencia de los proyectos culturales de largo plazo en Murcia. Quizás no tanto se trate de una respuesta de público como de una adhesión, apego, identificación e incluso cariño de un festival de cine con su gente, como sucede en ciudades como Gijón o Valladolid: todavía hay mucha gente aquí que ni sabe que este festival se está celebrando y ese debería también ser un objetivo a batir, el de acercar este evento más allá de la grandilocuente etiqueta de “internacional” y hacer legión y defensa de lo nuestro. Sin dudar de la calidad del mismo, seguimos intentando conectar con el Ibaff, y nos quedamos con las palabras de su propio manifesto: “Sin cultura no hay prioridades, no hay estrategias, no hay independencia. Tiene el Festival entre sus retos el de conquistar a las nuevas audiencias, y de ayudar a formar a los nuevos creadores.”

Más de cincuenta películas de diferentes países (Bélgica, Camboya, Irak, Irán, Brasil, Austria o Lituania entre otros) se han proyectado en diferentes espacios de la ciudad, como el Centro Negra ADDK de Blanca, Puertas de Castilla, Teatro Circo, el Cuartel o la Universidad. Con una Sección Oficial de Largo y Cortometraje y un Premio Honorífico (este año dedicado a Pere Portabella) la gran apuesta de esta edición es el Cine Experimental. Como siempre, toman peso las actividades paralelas como la del Colectivo “La Sopa Escénica” con el Ciclo de Cine Familiar en el Cuartel de Artillería, la exposición que podemos disfrutar en la Avenida de la LibertadPlatea. Los Fotógrafos Miran Al Cine“o diferentes seminarios e instalaciones visuales y sonoras.

10-sopa-escenica-3

Khristine Gillard es parte del jurado del Ibaff y trae también la instalación audiovisual “Tracé / A man who walks makes the hidden visible“, una mezcla de película multipantalla, conversaciones, y grabación de campo. Gillard es cineasta belga y socia fundadora de LABO bxl -laboratorio de procesado e investigación cinematográfico (super 8mm – 16mm)- junto con el cineasta belga Sébastien Koeppel y la cineasta Jen Debauche. En este proyecto, mitad experimental mitad documental trata de explicar las tranformaciones humanas y de la naturaleza.

Valentine Sibone propone los proyectos “See the sea of unreachability” y “Panorama”. En ellos el espectador tendrá que comproterse con el paisaje y el espacio. Sibone es natural de Bruselas, es videoartista y performer y utiliza la imagen y los gráficos para trabajar sobre el individuo y las realciones sociales. Actualmente colabora con otros colectivos como Pezcorp.

Entre los largos a concurso destacamos “Devil’s Rope” de Sophie Bruneau, en el que nos cuenta la historia del alambre de espino, un tema que aparenta naïf y esconde grandes consecuencias. La directora belga , con ocho películas en su haber, escribe y dirige este largo.

María Pérez dirige y escribe “Malpartida Fluxus Village”, un documental sobre el artista contemporáneo Wolf Vostell.

La tristemente desaparecida Chantal Akerman deja su película “No Home Movie” de forma póstuma, sobre la vida de su madre, que nunca sale de su apartamento de Bruselas.

El sábado 12 a las 20 horas en el Teatro Circo sabremos los ganadores. Organización y participantes, cineastas y público, valientes en la escena fílmica de Murcia que tanto reivindica espacios para ver buen cine y luego debe responder con su colaboración.