Todavía reticentes a creer que el verano se ha acabado, repasamos nuestra galería de imágenes buscando los mejores momentos que en directo, puede que no fueran tan estupendos. Bien podemos confirmar que ya estamos de vuelta: la mitad de las plantas de nuestros pisos han muerto, ya tenemos más buenos propósitos que en Año Nuevo y hasta te dejaste las mejillas en el Fofó el pasado fin de semana de tanto saludar. Aquí todavía estamos dándole vueltas a lo que vimos el pasado agosto: sin salir del predecible continente, quedamos en un shock soterrado, como el que parece que vive toda la población. Atenas y Copenhague, dos capitales tan distintas como representativas de la nueva Europa fueron nuestros destinos. Norte y sur, extremos y contrastes, las dos llenas de vida cultural y artística, nido de nuevos talentos, las dos manchadas por la vergüenza de aquellos que no entienden que el mundo ha cambiado para siempre.

pa

“Refugees living in the streets of Athens were asked what they wished for and dreamed about…” The Pappas Post.

Atenas es el epicentro del dolor: ya nos descubrieron los compañeros de la Asociación de Amigos de Ritsona las plazas abarrotadas de personas sin hogar por la crisis y refugiados que han visto su sueño truncado por la burocracia y la falta de respeto por el ser humano. También es una ciudad encantada, destrozada por una dejadez que precisamente la hace terriblemente bella, en la que árboles toman las calles reventando las aceras y las pintadas cubren hasta la última fachada. Copenhague, tan pulcra, tan insultantemente perfecta, encierra un reverso oscuro en su imagen de lugar ideal, nombrada varias veces “ciudad más feliz del mundo”. “Dinamarca no puede ser la oficina social de la UE“, declaraba el ministro danés de Justicia, parte de un gobierno de mayoría conservadora que además tiene de principal aliado al partido xenófobo Partido Popular Danés. Así, las últimas leyes aprobadas han restringido los derechos de los asilados, ha promulgado una ley anti-inmigración, meterá en a la cárcel a indigentes extranjeros ,multa a quienes ayuden a refugiados y confiscará los bienes de valor de estos para pagar su estancia. No se les ve tan felices.

chris

Copenhague.

Ante el asco que se cierne sobre nuestras cabezas de sueño unionista, no podemos sino denunciar y apoyarnos en aquellos que sí harán de nuestra Europa algo grande-otra-vez. Son esas personas que luchan por cambiar las cosas, y también los artistas que con su trabajo reivindican que la esperanza no se ha acabado. En Copenhague, frente al turístico puerto de Nyhavn, Ai Weiwei presenta su instalación Soleil Levant en el Kunsthal Charlottenborg llenando su fachada con más de 3500 chalecos salvavidas utilizados de verdad por refugiados llegados a las griegas costas de Lesbos. Era raro observar a la gente echándose fotos a ambos lados de la calle con tan diferente perspectiva.

ai1

Tariq Al-Olaimy. Twitter.

Ai-Weiwei_Kunsthal-Charlottenborg_006_Photo-by-David-StjernholmAi Weiwei, “Soleil Levant”, 2017. Installation view, Kunsthal Charlottenborg, 2017. Life jackets in front of windows of facade. Courtesy of the artist. Photo by David Stjernholm.Ai Weiwei, “Soleil Levant”, 2017. Installation view, Kunsthal Charlottenborg, 2017. Life jackets in front of windows of facade. Courtesy of the artist. Photo by David Stjernholm.

Precisamente Ai Weiwei acaba de presentar su último documental basado en la problemática de los flujos migratorios de personas en el Festival de Berlin, la brutal “Human Flow“.

Atenas es un tesoro underground por descubrir. Todavía no temen la ironía de la gentrificación. ¿Qué será eso? Nos preguntamos qué podrá más en el futuro, la crisis humana o la invasión hipster por ocupar nuevas ciudades en pos de lo alternativo. De momento, nos enamoramos de la ciudad y sus personas. Leemos a la poeta Danae Sioziou, autora de Useful Children’s Toys. Descubrimos que dos mujeres dirigen dos epicentros de la vida cultural griega: Katerina Koskina, directora del National Museum of Contemporary Art (EMST) y Gabriella Triantafyllis, del Stavros Niarchos Foundation Cultural Centre (SNFCC). Conocemos a la joven performer Despina Charitonidi de quien espermos poder contarte más pronto. Atenas nos atrapó en su demoledor encanto.

maxresdefault

Around the House,” by Danae Sioziou, Youtube.

artists

Despina Charitonidi. PILOTENKUECHE

Esto queremos ser en esta nueva temporada de Dare Girl. Más implicadas con el arte y la sociedad que nos rodea, una tan necesariamente ligada a la otra que no todos los entienden. Empezamos con un pequeño cambio de formato, de la publicación diaria como agenda cultural a los artículos y entrevistas más profundos y reflexivos, con más voces y nuevas secciones. Contamos con que vuestra lectura nos haga mejores. Aunque Europa esté perdida, somos optimistas. Feliz vuelta.