Foto portada: @miasaidno con rediseño de Malvestida

Cuando esto se publique puede que hasta estén pasadas de moda. La oleada de “camisetas feministas” ha ocupado tanto espacio en revistas de moda como estantes en tiendas de Inditex. Pero nunca es tarde para dedicarle un momento de reflexión en un espacio como este teniendo como protagonistas a algunas de las creadoras que llevan mucho tiempo haciendo de la ropa un auténtico muro de expresión y denuncia. No solo con su mensaje, claramente feminista, sino por su forma de producir y distribuir, consecuente con una industria textil que sin duda quieren cambiar. Badasss Prints, Las Culpass, Barba o Otherwild son algunos ejemplos. En nuestra mano está elegir la moda que nos haga ser quienes queremos ser y por lo que queremos luchar.

CULP

Las Culpass

Muchos son los ejemplos que vemos en la calle. Casi todos los tentáculos del imperio Amancio Ortega han desplegado sus camisetas con mensajes “empoderadores” en modelos raquíticas y pasivas. La cagada de GreenCoast con su camiseta “Funminist”. Uno de los casos más dolorosos, el We should all be feminist (“todos deberíamos ser feministas”), título de la charla TED y posterior libro de Chimamanda Ngozi Adichie que se tornó en camiseta de Dior al módico precio de 550 euros. “El caso es que percibo como algo incompatible una frase que anima a la humanidad, sin distinción de sexos, a ser feminista y una prenda de lujo. Las frases sacadas de contexto pierden con frecuencia su sentido inicial. La de Adichie estaba ligada a un manifiesto, no a un escaparate de una firma inaccesible para la mayoría de las mujeres. Pero tal vez debamos someterla a esa prueba de fuego que nos muestra que cualquier frase se puede corromper: colguémosla en Facebook y observémosla. ¿Adichie o… Paulo Coelho?“, escribía acertadamente Elvira Lindo en su artículo “Feminismo de camiseta“. Afortunadamente, siguen existiendo creadoras que priman los ideales por encima del consumismo devorador. ¿Quieres conocerlas?

dior_zadig

Así, no. Dior y Zadig & Voltaire. FOTO: IMAXTREE / ZADIG & VOLTAIRE en SMODA.

Barba es el taller de serigrafía de Barcelona de los diseñadores gráficos Bea Bascuñán y Albert Jornet. “Realizamos trabajos para ilustradores, artistas y diseñadores gráficos entre otros. Barba es un taller pequeño, nuestros procesos son totalmente manuales, trabajamos en pequeñas cantidades y nos gusta implicarnos en cada proyecto buscando la mejor opción dentro de todas las que ofrece la técnica de la serigrafía“, defienden en su web. Ellos son también responsables de las camisetas “Girls can do anything“, disponibles en tallaje de mujer, hombre e infantil. No solo ayudan a expandir un mensaje necesario, sino que fabrican en algodón ecológico de forma ética y sostenible, y destinan 1€ de cada venta Fundación ARED, que trabaja por la integración social y laboral de mujeres en situación de exclusión en Barcelona.

barba

BARBA

También de Barcelona llegan Badass Prints, una nueva empresa que se define como “feminista pro-sex” y que quiere detonar su propia revolución en la estampación de eslóganes. Carla Cimino está detrás de este proyecto que une género, sexualidad e identidad. “El proyecto surge a partir de una necesidad de crear algo nuevo, aprovechando las herramientas que tenemos, y de expresar un mensaje. Yo creo que lo que diferencia Badass Prints de otras marcas es el concepto de romper las normas. Decir cosas de las que no se considera correcto hablar y reivindicar que la sexualidad es una parte más de nuestro día a día, y no tiene por qué ser algo de lo que hablar con discreción. Por otra parte, es inevitable que muchas de las cosas que trabajo sean desde el punto de vista de mis experiencias o de mi opinión personal. Este es otro motivo por el que me gustaría que esto se convierta en un proyecto participativo, ya que creo que crecerá mucho tanto en la forma como en el contenido“. En su marca encontrarás productos como las camisetas “Don´t fake orgasms”, bolsos “Dirty” o cojines “I know my bed is comfortable but sorry, you can’t stay”. ¿Es posible hacer “ropa feminista”? “En mi opinión, encuentro positivo que estas temáticasn se vuelvan un poco mainstream en cuanto a difundir un mensaje, aunque lo necesario es educarnos, cosa que no es tan fácil como llevar puesta una camiseta. Claro que da rabia que industrias que evidentemente no respetan muchos de los aspectos que defiende el feminismo, hagan dinero a partir de este tipo de mensajes. Allí ya entra en juego el consumidor y su nivel de consciencia. En cuanto al mensaje que venden marcas como Inditex, no creo que sea equivocado, sino más bien, demasiado simplista y poco original”.

bad

bad1

BADASS PRINTS

Si ponemos el foco fuera, Otherwild es uno de nuestros estudios de diseño preferidos. Con sede en Nueva York y Los Angeles, son rara avis en la sociedad de consumo desmedido norteamericano. Otherwild se describen como una comunidad multidisciplinar de artistas, artesanxs y diseñadorxs, donde crear y concienciar. Defienden el activismo social y las prácticas éticas en contra del capitalismo desmedido. Por eso nos encanta que hayan lanzado la camiseta “The Future is Female“, explicando su sentido original y dando protagonismo a su creadoras, Jane Lurie y Marizel Rios de la librería Labyris Books, la primera para mujeres de NY, que abrió en 1972. “Apoyamos la liberación de nuestrxs hermanxs trans, hacemos una llamada al fin de la ideología patriarcal, la dominación, la opresión y la violencia. Creemos que “El futuro es femenino” es el pasado, el presente y el futuro“. El 25% de sus ventas está destinado a Planned Parenthood.

My beautiful picture

OTHERWILD

Y mirando a casa, no podemos dejar fuera a Las Culpass, las diseñadoras murcianas que llevan desde 2010 “cosiendo con rabia y cariño”. Ellas estaban ahí antes de que nadie se planteara si de verdad “el feminismo era una moda” y siempre han defendido una confección y producción ética. “Cuando nosotras empezamos con Las CulpaSS la idea principal no era hacer “camisetas feministas” como tal, si no que como diseñadoras queríamos presentar al mundo prendas y complementos con un trasfondo y puesta en escena que reivindicase el feminismo y se alejase de los tópicos sexistas tan presentes en la moda. Decidimos empezar a diseñar serigrafías para camisetas porque nos pareció una manera más directa de lanzar estos mensajes, provocar y crear diálogos en torno al feminismo“. Tienen clara su opinión acerca de la invasión-Inditex. “El capitalismo que todo lo absorbe esta haciendo su labor con el feminismo convirtiéndolo en objeto de consumo. El hecho de que ahora haya marcas como Inditex, el Corte Inglés, H&M etc.. vendiendo estos mensajes en camisetas que confeccionan en su mayoría mujeres en condiciones laborales cuestionables y promocionan repitiendo tópicos e ideales de belleza nos parece una desfachatez. Es evidente que no se trata de una declaración de valores por parte de estas empresas ni parece que tengan propósito de enmienda para corregir años de sexismo“. ¿Es entonces la moda un apoyo en la lucha, o un lastre? “Estamos tan convencidas de la idea del empoderamiento femenino, que no nos impondrán sus modas, cánones, las aspiraciones e inquietudes que han inventado para nosotras. La consciencia que necesitamos para combatir el heteropatriarcado, etc, son antagónicas al sistema capitalista actual; al igual que pasa con el consumo responsable y la producción ética. Cuando pase esta moda sólo quedaremos las mejores y, ¡cuidado! nosotras somos las mismas que cuando empezamos.”

culpass

culpassss

LAS CULPASS

¿Queda claro? Y si tanta ropa os da calor, nada mejor que refrescarse con el artículo de las compis de Girly Mag “Este verano, bañadores y bikinis para todos los culos“, con las mejores marcas que se pasan la talla 38 por el mismísimo. Porque lo que nos ponemos encima dice mucho de nosotras, seamos consecuentes a la hora de comprar moda.

OH

OH SHIT

*Todas las fotos propiedad de las marcas que se indican.

**Gracias en especial a Badass Prints y Las Culpass por charlar con nosotras, y a todas las marcas que luchan por hacer de la moda un lugar más justo y reivindicativo.