Las lecciones peligrosas, y tanto, de Alissa Nutting.

Cuando terminé de leer las lecciones peligrosas me quedé pensando un minuto el libro me acababa de pasar por encima. Viene con un pegamento incorporado que no te deja soltarlo. Alissa Nutting es capaz de provocar sensaciones diferentes en cada párrafo, es incómodo, violento y molesto por momentos, pero no puedes parar, entras en el libro desde la primera línea:

La noche anterior a mi primer día de trabajo como profesora no pegué ojo. Inmóvil en mi lado de la cama, me sumí en una excitada espiral de callada masturbación.”

Toda una experiencia para los que necesiten confirmar, que un libro, puede tocarte exactamente con la misma fuerza que una película o una canción.

Cuenta la historia de una profesora de lengua que se siente atraída sexualmente por sus alumnos de instituto, y no digo más… ¡Tela! Todo con unos toques de sexo que ya quisiera para sí YouPorn.

Es la primera novela de Nutting, que hasta ahora solo había publicado un par de libros de relatos y ¡mamma mía, no deja nada para luego! La novela tiene la fuerza de una bestia, eso sí, todo con olor a fresa, para que se digiera mejor. Así se prepara la protagonista para su primer día de clase:

“Me depilé las piernas, las axilas y el pubis y después me puse crema. Todas las lociones que usé olían a fresa.”

Y qué lista Alissa Nutting, con lo bien qué huele todo y lo bonito qué es, nos comemos lo que pasa en tres bocados. Qué bien retrata lo tontos que estamos, todos, por nuestra imagen. El miedo qué nos provocan nuestras fotos del móvil y el que nos pillen haciendo algo que no debemos. La protagonista es una egoísta de aúpa y lo sabe, y le da lo mismo, pero mejor que nadie más se entere, así todo irá bien.

No puedo dejar de poneros la portada original, me parece una maravilla. Y tampoco de señalar la manía de algunas editoriales con saltarse los títulos originales tan a la torera, digo yo que si el autor los pone por algo será. “Tampa” es la localidad donde sucede todo, y donde hace años se dio un caso parecido profesora-alumno que inspiro esta historia.

Los relatos de Alissa Nutting no están traducidos, pero después de leer las lecciones peligrosas bien deben valer que los busquemos y pongamos en práctica nuestro inglés de academia.

Marta Egea es bibliotecaria, bloguera y cuentacuentos.