Cuando en las primeras filas de los conciertos, saraos o reuniones multitudinarias que terminaban en caos sólo había sitio sitio para el periodista más fuerte, cuentan que en los 80 siempre terminaba por aparecer en algún hueco una Nikkormat. Detrás llegaba una menuda Mariví Ibarrola, ansiosa por captar lo que ella sabía que serían momentos únicos que una década.

Ibarrola (1956) nació en La Rioja, se crió en San Sebastián y estudió periodismo en Madrid, ciudad donde se establecería en los años de la Movida. Retratista oficial de una generación de jóvenes, trabajó como fotoperiodista en diversas publicaciones como Rock Espezial, Ruta 66, Muskaria, Rockdelux, Diario Vasco, Diario 16, Interviú, Madrid Me Mata o Tintimán. Era una mirada fresca hacia una nueva legión de jóvenes, perdida en una época de democracia en pañales, a la que Ibarrola dió su particular visión femenina, tan escasa por entonces.

Ibarrola y Joe Strummer

Una parte de su archivo gráfico ha sido por fin recogido en “Yo disparé en los 80”, un volumen que reúne fotos de la crème de la crème de la sociedad y cultura de esos años. Iconos ochenteros como Alaska, Aviador Dro, Mecano, Rossy de Palma, Los Secretos, Antonio Vega, Radio Futura, Loquillo, Siniestro Total, Gabinete Galigari, Duncan Dhu, Kiko Veneno, Javier Gurruchaga, Kike Turmix, estrellas del rock estatal como  Derribos Arias, Poch, Eskorbuto, Kortatu, Barricada, Rip,  La Polla Records, O.K.Korral, Polansky y el Ardor e incluso alguna instantánea como Andy Warhol o Joe Strummer. Acompañados por interesantes textos (Germán Coppini, Josele Santiago o Cristina Lliso son algunos de los narradores) que cuentan anécdotas y divertidos trapos sucios, el libro es un documental de la historia de la música y el arte del país.

Los hermanos Muguruza y Poch de Derribos Arias

Andy Warhol

Siniestro Total

Alaska y Nacho Canut

Actualmente Mariví Ibarrola es asesora de prensa y profesora de Fotoperiodismo en la Carlos III de Madrid. ¿Harán las prácticas en el Rock Ola? ¿Hablará de aquella instantánea en la que Strummer la abraza con tanto cariño? Con profesores así, seguro que el respeto de los noveles está asegurado.

Poch, de Derribos Arias, en portada.