Que las novísimas editoriales que surgen en España apuesten por autores independientes y desconocidos de la literatura contemporánea, es un alivio entre tantos montones de libros de caspa rancia que hemos tenido como única opción en las librerías estos años. Más felices si cabe cuando estas mismas firmas completan sus colecciones con grandísimos clásicos que en su día fueron ignorados o pasados de largo. Alpha Decay con Edgar Allan Poe o Boissiére, Libros del Asteroide con Ba Jin o Delafield o en este caso, Errata Naturae con Epicuro o Edna O’Brien.

Imagen

“Las chicas de campo” es un relato localizado en la Irlanda de los años 50, entre verdes valles y afilados acantilados. Pero lejos del bucolismo de postal, asoma el retrato de una sociedad represora y castradora, sobre todo y como siempre, con la juventud y la mujer. Aquí arranca la historia de Caitheleen Brady, su duro relato familiar, la relación con su amiga Baba Brennan, la aparición de pintorescos personajes, la pérdida de la inocencia y el despertar sexual, pero también el humor y la rebeldía. Indecente para su época (describe la relación de la adolescente con un abogado casado, los deseos de la independencia femenina) es un magnífico cuadro de aprendizaje de una época que en ocasiones parece querer volver.

Imagen

Edna O’Brien (Irlanda, 1932) consiguió la fama mundial con esta novela, y siguió el mismo camino en obras donde la mujer era el epicentro. Errata Naturae va a publicar próximamente otras de sus novelas (The Lonely GirlGirls in their Married Bliss y A Pagan Place. Además, es autora del libro de relatos Saints and Sinners, de una obra de teatro sobre Virginia Woolf titulada Virginia y dos importantes biografías: sobre James Joyce y sobre Lord Byron. 

Imagen