«¿Por qué creemos que -los muertos- nos miran desde arriba? Nos miran desde abajo, desde la tierra.»

Ya somos grandes para saber lo que nos eriza el cogote: es lo común lo que produce el verdadero terror. A medida que crecemos, se acaba el miedo al pasillo oscuro, los monstruos de las películas, las voces de las psicofonías. Ahora que eres adulta lo que sientes es el pánico de ver a tu padre en una cama de hospital, apenas reconocible, el pavor a estrellarte con tu hijo en el asiento de atrás o los sudores al recordar que lo que te hizo ese profe cuando eras pequeña no era «algo normal».

cubierta

Por la terrible temática de lo ordinario, paseando con una liríca hermosísima y unas medidas palabras, recrea Sarai Herrera en «La genealogía del ciervo» siete relatos con «el pasado y la herida de la infancia» como hilo conductor. Un libro pequeño en formato pero enorme en contenido, donde no se puede tener más por menos: cada línea hace daño y a la vez obliga a terminar los capítulos como quien devora lo que no quiere que se acabe.

Sarai Herrera es graduada en Estudios Literarios en la Universidad de Barcelona y Máster en Literatura Comparada: Estudios Literarios y Culturales en la UAB, y en Edición Profesional. Ha traducido y prologado Agencia general del suicidio (2017) de Jacques Rigaut, del que también escribió una aparatología crítica publicada en Ático de los Libros. Fundadora de la revista digital de crítica literaria LitFem, especializada en literatura escrita por mujeres. Actualmente es editora y trabaja en la industria del libro. Además de esta bio, que puedes encontrar en su libro, Herrera se nos descubre como una cuentacuentos de hoguera y linterna, usando nuestros ¿borrosos? recuerdos para acompañarla hacia la oscuridad.

sarai h

Mención especial requiere la editorial Piedra Papel Libros que  publica este «La genealogía del ciervo«, proyecto independiente comandado por Araceli Pulpillo (diseña también la cubierta) y Juan Cruz, que no se cansan de agrandar su catálogo de ensayo político, historia social, relato, poesía y fanzines con nuevas y sorprendentes voces, títulos que ponen la historia de este país en su sitio y un kamizake espíritu que les hace capaces hasta de estrenar, como es el caso, nuevo libro en plena pandemia.

Un delicado volumen tan sensible como entretenido, un suspiro de lectura que nos reencuentra con algunas mujeres que fuimos o podríamos haber sido si la niebla del mal cotidiano nos hubiera llevado de la mano. Poesía sobre el terror de mirarnos al fondo del espejo.